5 Enero 2020

II Domingo después de Navidad

Año A

Somos herencia de Dios, porción elegida, parte que le pertenece en modo único y singular, amados así como ama Él.

Sir 24,1-4.12-16; Sal 147; Ef 1,3-6.15-18; Jn 1,1-8

Regresamos a escuchar en este domingo el Prologo de San Juan, después de haberlo hecho el dia de Navidad. Es talmente sorprendente el misterio de la encarnación que parece necesario anunciarlo más veces, para que venza nuestra incredulidad. La esperienza a la cual somos llamados es convertirnos en hijos de Dios. Tal esperanza es también nuestra heredad. No se trata de heredar un bien futuro; para la Biblia la heredad es la parte que Dios ya se escogió, que le pertenece en modo singular. Si tradujéramos más literalmente deberíamos decir que: «hemos sido apartados por el«. Le pertenecemos de modo único, como su propiedad singular. Dios ninguno lo ha visto nunca y ahora el Hijo nos lo muestra. Lo hace no en modo extrínseco, sino haciéndonos junto a Él habitar en el amor del Padre, como porción elegida y amada.

Comentario de la Comunidad de Dumenza
Traducción de dom Elias OSB

Pin It on Pinterest

Share This

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Non utilizza cookie per finalità commerciali né fornisce a terzi le informazioni sugli utenti. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo. Per saperne di più sui cookie, clicca su maggiori informazioni

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi