15 Septiembre 2019

XXIV Domingo del Tiempo ordinario

Año C

Ser hijo significa convertirse de la lógica servil del contracambio para entrar en la lógica filial de la gratuidad.

Es 32,7-11.13-14; Sal 50 (51); 1Tm 1,12-17; Lc 15,1-32

Después de las murmuraciones Jesús responde con tres diferentes narraciones constituyen una sola parábola no solo porque todas insisten en revelarnos la misericordia de Dios, sino porque muestran las diferentes soluciones posibles de un mismo comportamiento. La oveja se pierde « afuera» del ovil; la moneda se pierde «dentro» casa; al final, en los dos hijos de la tercera parábola encontramos los dos comportamientos: el hijo menor se pierde fuera de la casa del padre; el mayor dentro, porque, aunque no había nunca dejado el padre, se había quedado en la casa como un siervo mas que como un hijo. Los modos de perderse son muchos: lejos o cerca, afuera o dentro… lo que mas importa es que el padre salga al encuentro a ambos hijos para regresarles la dignidad de hijos que no habían sabido vivir hasta ese momento.

Comentario de la Comunidad de Dumenza
Traducción de dom Elias OSB

Pin It on Pinterest

Share This

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Non utilizza cookie per finalità commerciali né fornisce a terzi le informazioni sugli utenti. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo. Per saperne di più sui cookie, clicca su maggiori informazioni

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi