1 Enero 2019

María Madre de Dios

El Nombre de Dios, que para nosotros es bendición, podemos ahora invocar diciendo ‘Abba’, en Jesús, el Hijo que toma un nombre humano: ‘Dios Salva’.

Núm. 6, 22-27; Sal 66 (67); Gal 4, 4-7; Lc 2, 16-21

UEl tema del ‘Nombre’ es el hilo conductor de las lecturas de hoy. En el libro de los Números Dios instruye Aron sobre como bendecir el pueblo: «Así pondrán mi nombre sobre los Israelitas y yo los bendeciré». San Pablo, en la carta a los Gálatas, nos recuerda este nombre santo de Dios, que no podía ser pronunciado, ahora lo podemos invocar, y en el modo mas familiar posible: llamándolo ‘padre’, inclusive, ‘papa’. Lucas, nos revela que el nombre que Dios asume, es el nombre impuesto por María, «Jesús», significa «Dios salva». Dios por siempre, dirige a nosotros su rostro hasta asumir un rostro humano, y nos dona el nombre de invocar, en el solo nombre en el que podemos encontrar salvación. «Porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos».

Comentario de la Comunidad de Dumenza
Traducción de dom Elias OSB

Pin It on Pinterest

Share This

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Non utilizza cookie per finalità commerciali né fornisce a terzi le informazioni sugli utenti. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo. Per saperne di più sui cookie, clicca su maggiori informazioni

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi